Una receta para ser feliz

Últimamente he pasado por una etapa “difícil” en mi vida y quiero compartir algo muy poderoso contigo. Algo muy valioso. Y quiero compartirlo contigo porque realmente te ofrece una fuente inagotable de felicidad y tranquilidad.

Imagina que pase lo que pase en tu vida, mantienes tu paz interior. Imagina que dentro de ti existe una fuente de felicidad y plenitud a la que siempre puedes acceder, siempre, en cada momento, pase lo que pase. ¿Te lo imaginas? Potente, ¿verdad? ¡Pues es posible!

¿Y cuál es el secreto? El secreto es aceptar lo que es, amar lo que es. Sí, AMAR lo que es.

A veces esta idea puede parecer difícil de llevar a cabo. ¿Cómo voy a amar algo que es negativo en mi vida según mi perspectiva? Tener cosas negativas en tu vida no significa que tu vida sea imperfecta o que tenga algo “roto”. Ninguna persona tiene solo cosas positivas en su vida. Que existan cosas negativas en tu vida es solo una de las señales de que eres completo. Todas las experiencias que tienes esconden algo para que crezcas, para que aumentes tu nivel de conciencia. Esos momentos “menos buenos”, también son necesarios. Así, llegas a comprender que cada momento de tu vida es perfecto, y por eso LO AMAS. Y cuando crees en esto profundamente, nada te altera. Comprendes que cada experiencia es un auténtico regalo.

No dejes que las circunstancias condicionen tu energía y tu paz. Vive plenamente cada uno de los momentos de tu vida. Confía, la semilla de un destino perfecto ya existe en ti. El universo tiene para ti lo que necesitas y te da lo que necesitas. Cuanto más creas en esto, más circunstancias favorables crearás en tu vida.

J.K.Rowling, autora de la serie de libros “Harry Potter” repite muchas veces que “tocar fondo se convirtió en un pilar sólido sobre el que construí mi vida”.

Bello es todo aquello que miramos con amor. Mira tu vida con amor, ama cada momento y cada experiencia y verás la inmensa belleza que hay en tu vida.